El Intestino Permeable


La barrera intestinal es esencial para nuestra salud.

Según este reciente artículo del Dr. Fasano: “Toda enfermedad comienza en el intestino (permeable)”.

El doctor Alessio Fasano es un digestivo pediátrico reconocido mundialmente, descubridor de la zonulina y del papel que juega ésta en la enfermedad celiaca y en otras enfermedades inflamatorias.

La zonulina es un modulador de las funciones de la barrera intestinal y se usa como marcador de la permeabilidad.

Toda enfermedad comienza en el intestino (permeable).

dr. fasano

Se parece a lo que decía Hipócrates, ¿verdad?

En sus conclusiones, el Dr. Fasano menciona:

La disbiosis intestinal puede provocar la liberación de zonulina que conduce al paso del contenido luminal a través de la barrera epitelial, provocando la liberación de citocinas proinflamatorias que, por sí mismas, provocan un aumento de la permeabilidad, estableciendo un bucle vicioso que conduce a un influjo masivo de antígenos dietéticos y microbianos que desencadenan la activación de células T. Dependiendo de la genética del huésped, las células T activadas pueden permanecer dentro del tracto gastrointestinal, causando una enfermedad inflamatoria crónica del intestino, o migrar a varios órganos diferentes para causar inflamación sistémica.

Pérdida de la homeostasis (estabilidad) de la mucosa inmune.

Desde el 1 (normal) hasta el 4 (elevada permeabilidad e inflamación crónica).

pero...

¿Qué es el intestino permeable?

Un intestino con agujeros, literalmente (en inglés leaky gut).

Es como un colador, un cubo agujereado o una contención policial rota, donde se dejan pasar tanto buenos como malos. El sistema inmune pierde el control y se vuelve hiper reactivo (el 70% del sistema inmune se localiza en el tejido linfoide del intestino).

El intestino es la puerta de entrada a nuestro organismo.

Esta puerta está formada por tres finas capas: una mucosa que protege a los enterocitos, una sola capa de células epiteliales (enterocitos) que absorben los nutrientes, y una capa interior con células inmunitarias.

Los enterocitos se unen unos a otros mediante las llamadas uniones estrechas (tight junctions), para que todo lo que entre, sea controlado por ellas y no se cuele cualquier cosa dañina. Si hay una agresión a esas capas y las uniones se deterioran, se origina la permeabilidad.

tight junctions

Estructura de las uniones entre los enterocitos (revisión).

Causas

  • Genética (puedes tener un sistema inmune hiper beligerante) y edad (en qué no influye la edad...).
  • Infancia: excesiva higiene, falta de lactancia materna, parto por cesárea… afectan negativamente al desarrollo de nuestra microbiota.
  • Ambiente y tóxicos: desde la hipótesis de la higiene hasta los nuevos tóxicos y disruptores endocrinos (plásticos, BPAs, pesticidas…), flúor, conservantes, edulcorantes y aditivos (estudio)(revisión)(estudio)(revisión)(estudio) que alteran la microbiota.
  • Alimentos, como gluten (estudio), lectinas, caseína y otras proteínas que causen alergia o sensibilidad (revisión). También malas digestiones o digestiones incompletas.
  • Disbiosis: infecciones, parásitos, patógenos, SIBO…
  • Estrés: el estrés crónico también afecta a la microbiota, ocasiona inflamación de bajo grado, afecta al eje intestino-cerebro (que es bidireccional), ocasiona insomnio... (estudio)(revisión).
  • Falta de descanso (estudio)
  • Medicación: antibióticos, antiinflamatorios e inhibidores de la bomba de protones usados en exceso. También las píldoras anticonceptivas (estudio)
  • Mala detoxificación por parte del hígado, que ocasiona acumulación de toxinas, o mala función de algún órgano.
  • Mala alimentación, azúcar, alcohol y vida sedentaria y obesidad, que por supuesto causan inflamación (estudio).

Como se están colando sustancias a la sangre que no deberían, el sistema inmune se vuelve hiper reactivo y puede llegar a atacar células propias, ocasionando enfermedades autoinmunes como hipotiroidismo, psoriasis, artritis, asma, esclerosis, Alzheimer… (revisión).

Cómo saber si tienes intestino permeable

Aunque es bidireccional y un círculo vicioso, si tienes problemas digestivos crónicos, casi podemos asumir que tienes algo de permeabilidad (revisión).

Si tienes problemas autoinmunes, merece mucho la pena que revises tu intestino (revisión).

Si tienes problemas digestivos y alteraciones inmunes, cuando comes algo que te irrita te salen eccemas, psoriasis, fatiga, dolor de cabeza, dolor de articulaciones... puedes asegurar que sufres de permeabilidad intestinal.

Síntomas

Los síntomas de la permeabilidad intestinal son tan amplios, que podrían ser casi cualquiera...

Los problemas digestivos son los más evidentes: hinchazón, estreñimiento, diarrea, reflujo, nauseas… (estudio)

Sin embargo, los extradigestivos pueden ser también muy discapacitantes:

Pruebas

Aunque te recomiendo que te guíes más por tu sintomatología, puedes hacerte la prueba de la zonulina en sangre o heces o la prueba de la lactulosa-manitol en orina.

Mis analíticas de disbiosis en heces, que incluyen zonulina:

Mi analítica de lactulosa manitol en orina (en mi caso indica alteración de la función de barrera del intestino, sin alteración de las funciones de absorción):

¿y qué hago?

Estrategia

1. Terminar con la causa de tu permeabilidad

Suena lógico 🙂  Aunque aún queda mucho por estudiar y no se sabe si es antes el huevo o la gallina, estudios en animales indican que la permeabilidad precede a la enfermedad.

Reducir la permeabilidad te llevará a mejorar tus síntomas, así que trabaja en reducir tu inflamación.

Trabaja con tus doctores para descartar alergias, celiaquía, SIBO, parásitos (giardia, H. pylori…).

Vuelve a la lista de causas y revisa una por una para ver qué puedes mejorar.

2. Dieta específica

Busca si es una reacción alimentaria. Puede ser el gluten, los lácteos, exceso de azúcar, fructosa o alcohol, comida ultra-procesada (conservantes, colorantes, edulcorantes…) Comienza por aquí eliminando todos ellos.

Puedes seguir por una dieta de eliminación. Si padeces SIBO, prueba una baja en FODMAPs o paleo. Si reaccionas mucho o tienes brotes, prueba una paleo autoinmune, dieta elemental o ayuno intermitente.

Ten en cuenta que son dietas específicas que se hacen como prueba durante un cierto periodo de tiempo. La fase de reintroducción es igual de importante.

Usa probióticos de calidad y toma alimentos fermentados si los toleras (revisión)(revisión). Una microbiota balanceada genera tolerancia y equilibrio, a través del sistema inmune, de la epigenética, del metabolismo y de la producción de sustancias beneficiosas.

3. Estilo de vida

  • Haz ejercicio.
  • Duerme tus 8 horas.
  • Baja el estrés.
  • Sal a la naturaleza y toma el sol.
  • Reduce tu toxicidad ambiental en la medida que puedas (opta por alimentos orgánicos, reduce plásticos y cosméticos, controla metales pesados, elimina moho en tu casa…)
  • Revisa tu medicación con ayuda de tu médico.
  • Apoya la detoxificación de tu hígado.
  • Toma café ¡! En esta revisión se ha visto un efecto positivo sobre la permeabilidad de la mucosa, además de la motilidad y del eje intestino-cerebro. No abuses ni lo tomes más allá de las 15h, por si la cafeína impacta en tu ciclo de sueño.

4. Suplementos

Se puede ayudar a reparar con glutamina, probióticos, vitamina D, caldo de huesos, gelatinas, proteína de suero (whey).

1. L-Glutamina: aminoácido que ayuda a reparar las uniones estrechas. También lo encuentras en el caldo de huesos y en la gelatina. (metaanálisis)(revisión)(estudio)(estudio)

Suplemento, mejor en polvo, como por ejemplo,  ésteéste, o éste.

Empieza por 1-2 g de glutamina y ve subiendo hasta 5 gramos dos o tres veces al día, fuera de las comidas.

2. Probióticos: también ayudan a reparar  (estudio). Por ejemplo Serobioma de Bromatech.

3. Vitamina D: imprescindible como hormona, ayuda a regular el sistema inmune y la permeabilidad (estudio). Por ejemplo, D3 + K2 menaquinona 7.

4. Cocina caldo de huesos casero con las verduras que toleres. Descarga tu receta aquí.

Otras opciones pueden ser:

Melena de león (ejemplo).

Aminoácidos como glicina, prolina, treonina o serina.

Inmunoglobulinas, por ejemplo éstas o éstas.

Resinas que actúan de forma mecánica protegiendo la mucosa, por ejemplo Colilen, en farmacias.

Valora según tu caso si necesitaras enzimas digestivas, prebióticos u otros suplementos como betaglucanos, ácido butírico (ejemplo), quercetina, zinc, magnesio, aloe vera, omega 3, lactoferrina, calostro (revisión)(revisión). Lee más sobre cómo usar esta suplementación específica aquí y aquí.

5. Medicación

Para casos más graves, cierta medicación puede ayudar y ha de ser pautada por tu especialista. Por ejemplo:

Larazotida acetato: medicamento en fase III para tratar la permeabilidad en pacientes celiacos. Prometedores meta-análisis, pero aún sin salir al mercado  (Lab. 9meters)(revisión julio 2021).

Infliximab (tratamiento biológico para artritis, psoriasis, colitis y Crohn) y otros tratamientos antiinflamatorios potentes deben ser prescritos por tu especialista.

Conclusión

Para tratar un intestino permeable y mejorar tus síntomas, lo más importante es que a diario lleves una alimentación antiinflamatoria y un estilo de vida saludable: haz ejercicio, duerme bien y controla tu estrés.

Busca la causa de tu permeabilidad. Mientras tanto, puedes ayudarte con suplementación.

Pero no descuides lo básico. Puede que tardes un tiempo, así que crea tu nuevo estilo de vida para un yo saludable y con más energía a largo plazo.

by

Guerras Intestinas

Bióloga de formación, apasionada por la genética y reconvertida en dietista y asesora nutricional, especializada en salud digestiva al entrar como paciente al mundo de las intolerancias.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Quieres saber más?

Suscríbete y recibe gratis una guía donde aprenderás la importancia de la salud intestinal

La guía se descargará automáticamente al darle al botón. Si no descarga, contáctame.

guía tu salud comienza en tu intestino
>