Motilidad y Procinéticos


Al igual que limpias, barres tu cocina y sacas la basura después de comer, tu intestino hace lo propio. Esto lo hace a través del complejo motor migratorio (MMC), que conocemos comúnmente como motilidad.

Su afectación es una de las principales causas de SIBO y por lo tanto del síndrome de intestino irritable, y su principal tratamiento son los procinéticos.

Vamos a verlos.

¿Qué es el complejo motor migratorio?

El MMC

El MMC (Complejo Motor Migratorio por sus siglas), son los movimientos de limpieza y vaciado que ocurren entre las comidas. Por otro lado, a los movimientos que ocurren mientras comemos para facilitar la mezcla y absorción de la comida, se les denomina peristalsis.

En este complejo, están involucradas diferentes hormonas y neuropéptidos del sistema nervioso parasimpático y del sistema nervioso entérico, como la grelina y la motilina que regulan el estómago, y la serotonina y somastostatina que regulan el duodeno.

Mecanismos envueltos en la generación de los movimientos del MMC (artículo).

El sistema nervioso entérico regula a su vez el MMC. Tiene funciones de secreción, motilidad e interacción con el sistema inmune y endocrino. Éste es tu segundo cerebro.

Organización del sistema nervioso entérico y comunicación entre diferentes redes: neuronas entéricas, células gliales y células de Cajal. Alteraciones en el eje intestino-cerebro, alteran la homeostasis de la glucosa y promueven el desarrollo de diabetes tipo II (artículo).

La microbiota ayuda al desarrollo de este sistema inmune. Todo lo que afecta a la microbiota (como los antibióticos), afecta al sistema nervioso entérico, y al revés. 

La evidencia sugiere que el desarrollo y la función de sistema nervioso entérico están controlados por la microbiota y por el sistema inmunológico del huésped.

(revisión).

Una vez terminada la ingesta, las ondas del complejo motor migratorio aparecen entre las 2 y las 4h, dependiendo de lo que hayamos comido. Tardan unos 90 minutos en completar un ciclo de limpieza. Como consejo general, es buena práctica no comer más de dos o tres veces al día, dejando que el intestino se limpie entre horas, y sobre todo por la noche. Deja el mayor número de horas posible entre cena y desayuno y practica el saludable ayuno intermitente siempre que puedas.

Deja que tu MMC limpie tu intestino. No picotees, come con hambre, máximo dos o tres veces al día y ayuna. Sobre todo, alarga el ayuno nocturno.

Causas de la alteración del MMC

El complejo motor migratorio se puede alterar como consecuencia de otras patologías o puede ser el origen en sí mismo de otras que ya conocemos como SIBO, intestino irritable, dispepsia o incluso obesidad.

Una de las causas más frecuentes de la alteración del MMC es una intoxicación alimentaria o diarrea del viajero. Hasta una de cada 9 personas desarrollan un síndrome de intestino irritable después de una gastroenteritis.

Las bacterias patógenas producen una toxina llamada CtdB (Cytolethal Distending Toxin). El sistema inmune responde con anticuerpos para esta toxina, pero alrededor de un 20% de las veces se equivoca y reacciona ante la vinculina de las células de Cajal. 

Las células intersticiales de Cajal son las células marcapasos del tracto gastrointestinal. Se forman redes complejas entre las células del músculo liso y fibras post-ganglionares neuronales para regular la contractilidad del GI.

Como vimos en este post sobre SIBO, actualmente hay una prueba desarrollada por el Dr. Pimentel, llamada ibs-smart, que mide estos anticuerpos en sangre. El tratamiento son procinéticos y es necesario asegurarte de que no vuelves a tener otra gastroenteritis.

El tránsito o motilidad puede verse también en los test de lactulosa o mediante pruebas médicas con carbono marcado (revisión). Consulta siempre con tu médico para descartar patologías graves.

Otras causas muy relacionadas con la alteración de la motilidad:

  • Adherencias: intervenciones quirúrgicas, endometriosis.
  • Toma prolongada de opioides y antibióticos.
  • Enfermedad inflamatoria: Crohn y colitis.
  • Celiaquía y otras autoinmunes.
  • Parásitos, disbiosis.
  • Alteraciones anatómicas (divertículos, fístulas, asas ciegas, mala integridad de la válvula ileocecal).
  • Neuropatía diabética y alteraciones de los niveles de glucosa.
  • Hipotiroidismo.
  • Alteraciones en el nervio vago, neuroinflamación y estrés crónico.
  • Picoteos continuos, mascar chicle, el sabor dulce (aunque sean edulcorantes, incluso la estevia).

¿Qué hacer?

La estrategia

Como siempre, comienza llevando una alimentación saludable, ejercicio, descanso y ayuno. Así crearás un ambiente antiinflamatorio para todos los aspectos de tu cuerpo.

Es fundamental que dejes al menos 4 ó 5 horas entre comida y comida y que hagas ayunos nocturnos lo más largos posibles.

Busca siempre la causa de tu mala motilidad (parásitos, tóxicos, fármacos, adherencias, gluten...).

Dieta

Comienza siempre eliminando azúcares, harinas, alcohol y ultra-procesados.

Valora una dieta tipo paleo o alguna más específica si lo necesitas. Lee más sobre dietas para SIBO e intestino irritable aquí.

Lo que comes afecta directamente a tu microbiota y éstas a tu complejo motor migratorio, y a ellas les gusta ayunar (estudio) y son diurnas (estudio)(revisión)(revisión). 

Intenta comer siempre de día, ya que la motilidad está regulada también por los ritmos circadianos (revisión)(estudio).

Toma probióticos para estimular tu MMC (estudio) (estudio).

Ayuna y come sano para mantener a raya tus niveles de glucosa. Como hemos visto aquí, el MMC se regula a través de hormonas de hambre y saciedad y homeostasis de la glucosa. Reducir la ventana de alimentación también reduce tu glucosa, tu riesgo cardiovascular y salud global (revisión)(revisión).

La grasa saludable suele retrasar el vaciado gástrico aportando mayor saciedad pero estimulando a su vez la motilidad (estudio). También el café (estudio) siempre que no te ocasione reflujo (revisión).

Haz todo lo posible por ir al baño a diario (estudio).

Ejercicio

Es bien experimentado que el ejercicio mueve tus tripas. No durante el mismo (menos mal), sino después (estudio). Dale masajes a tu intestino haciendo torsiones.

Muévete más y entrena fuerza. El ejercicio es la mejor poli-píldora.

Descanso

Por la noche es cuando el complejo motor migratorio tiene más tiempo para hacer limpieza.

Además, el buen descanso está estrechamente unido a los ritmos circadianos, que sincronizan absolutamente todas las actividades de tu cuerpo. 

La disrupción del ritmo circadiano afecta negativamente a la motilidad y la microbiota (revisión sistemática)

El sueño es reparador, que sea tu prioridad. Descansa, toma el sol, sal a la naturaleza y controla tu estrés (estudio).

¿Quieres saber más sobre ritmos circadianos? Marcos Vázquez te cuenta en 15 minutos en esta charla TED, cómo nuestro estilo de vida afecta afecta a los ritmos biológicos.

Procinéticos

Los procinéticos estimulan y coordinan el funcionamiento del MMC.

Los procinéticos son bien conocidos por ser medicamentos que estimulan la motilidad y el vaciado gástrico. Sin embargo, no solo están indicados en casos de estreñimiento, sino también en casos de diarrea a dosis más bajas.

Los procinéticos pueden ayudar a manejar los síntomas como estreñimiento o gases, pero son fundamentales si detectas que tu motilidad no es la adecuada.

Como vimos aquí, los procinéticos están en el centro del protocolo de tratamiento de SIBO, justo después del antibiótico, para prevenir recaídas, o al menos espaciarlas unos 4 ó 5 meses más (estudio).

PROCINÉTICOS FARMACÉUTICOS

Prucaloprida (Resolor), de 0.5 a 1-2 mg diarios antes de acostarte. Sería el tratamiento de elección (ficha técnica, lleva lactosa). Es un medicamento efectivo y no tienen interacciones. Lo encuentras en tu farmacia bajo pedido, no está financiado y el precio ronda los 60€. No da problemas cardiacos, pero deja de tomarlo si te sientes más deprimido o con ideas incluso suicidas.

Naltrexona a dosis bajas (LDN), alrededor de 3 mg antes de acostarte, ajustando a 2,5 si tienes diarrea y a 4,5 aproximadamente si tienes estreñimiento. Empieza con 0.5 mg y ve subiendo. La naltrexona ayuda a regular la inflamación y el sistema inmune. Lee más sobre la LDN en este artículo de la Dra. Sari Arponen o en éste del Dr. Mercola. Consulta con tu médico.

Eritromicina a dosis bajas (LDE), en suspensión, alrededor de 50 mg antes de acostarte (2 ml de una suspensión de 125mg/5ml). La eritromicina es efectiva y barata, pero puede crear tolerancia y tiene muchas interacciones (por ejemplo con fluconazol o con berberina). No lo uses junto con otros procinéticos como cisaprida o domperidona. Consulta siempre con tu médico en este caso, además necesitas receta.

Otros farmacéuticos son metoclopramida, domperidona, tegaserod... Prefiere prucaloprida.

PROCINÉTICOS NATURALES

Iberogast, 60 gotas al acostarte. Es de muy amplio espectro (puedes probarlo para cualquier problema digestivo que tengas). Lleva alcohol, cuidado si tienes problemas hepáticos. Lo encuentras en tu farmacia.

Motil-pro, 2-3 cápsulas antes de dormir. Estimula también el intestino grueso y funciona bien en diarrea. Interacciona con anticoagulantes por su contenido en jengibre.

Jengibre, 1 gramo al acostarte. Actúa más en el estómago y ayuda con las nauseas, sin embargo, puede ocasionar reflujo o ardor. Además es antiinflamatorio. No lo tomes con anticoagulantes.

Triphala, mezcla ayurvédica de tres hierbas: Amla (Phyllanthus emblica), Bibhitaki (Terminalia belerica) y Haritaki (Terminalia chebula). Ayuda con las digestiones y a limpiar el intestino.

Puede ser que tengas que probar varios hasta encontrar los procinéticos que te funcionan. Si tienes estreñimiento, toma más dosis o tómalos incluso durante el día. Tómalos entre rondas de tratamiento para SIBO, si ves que te ayudan, mantenlos de 3 a 6 meses. Incluso puede ser que los necesites indefinidamente. Reevalúa cómo te encuentras con y sin ellos cada cierto tiempo, y si los dejas, hazlo progresivamente (cada semana quita un día en el que lo tomas).

Si tienes estreñimiento o diarrea, lee aquí sobre otros suplementos que pueden ayudarte.

Conclusión

La afectación de la motilidad es una de las principales causas de SIBO y por lo tanto de intestino irritable. A parte de buscar la causa, asegura siempre las bases: nutrición saludable, ejercicio, descanso y control del estrés. No te olvides de prolongar el ayuno nocturno y ayudarte con procinéticos y probióticos.

by

Guerras Intestinas

Bióloga de formación, apasionada por la genética y reconvertida en dietista y asesora nutricional, especializada en salud digestiva al entrar como paciente al mundo de las intolerancias.

  • Hola! Enhorabuena por tu blog porque es oro. Mi pregunta en este caso es, qué cepa probiótica recomiendas en este caso para mejorar la motilidad? Y si es conveniente o positivo mezclar más de 1 procinetico natural o por el contrario mejor tomar uno concreto cada vez.

    • Podríamos usar varias cepas para motilidad: plantarum, longum, breve, infantis… Sí, se pueden mezclar varios procinéticos, por ejemplo, tomar Resolor por la noche, y por el día jengibre o algún otro natural, sin problema. Gracias a ti Javi.

  • Hola, soy intolerante a gluten y lactosa, tomo cidine en comprimidos, desde hace años, pero últimamente no me va muy bien, y tengo muy poco apetito, pero desde siempre, mi edad 62. Que me puedes recomendar… Muchas gracias..

    • Hola Glory, como procinéticos prefiero los naturales si los toleras: jengibre, motil-pro, hierbas amargas… Como farmacéuticos, Resolor es bueno, pero lleva lactosa (al igual que Cidine) y no entra en prescripción. Pregunta a tu digestivo y prueba otro tipo de procinético si Cidine te ayudaba hasta ahora. Un abrazo!

  • Felicidades por la web, está genial.
    Creo que leí al doctor Pimentel decir que el procinético debe ser administrado 4 horas después de la cena, justo antes de acostarse y dejar 12 horas de ayuno tras la toma (16 horas en total: 4h+procinetico+12h)
    ¿Qué sabes de ello? Muchas gracias.

    • Hola Mj, eso es, eso sería lo ideal. Cenar muy pronto (por ej. a las 19h), tomar el procinético al acostarnos (por ej. a las 23h) y dejar ayuno nocturno hasta la hora de comer, intentando que sean 16h mejor que 12h. Podríamos comer a la 13h o desayunar a las 11h si tenemos hambre. ¡Muy buen planteamiento! Gracias Mj.

  • Muy bueno, gracias por el gran aporte! Una consulta sobre los procineticos, la domperidona como sugeris tomarla y que dosis? Para que haga efecto procinetico. Porque hasta ahora fue el unico que tolere y me dio algo de mejoria. Muchas gracias

    • Hola Florencia! La domperidona está muy bien para las náuseas, la verdad que sí. En adultos son 10mg 15 min antes de las comidas. Al ser un medicamento siempre con receta médica, que no está exento de interacciones y contraindicaciones, ya sabéis. ¡Gracias por comentar!

  • Es la primera vez que te leo, pero estoy segurísima que voy a ser una gran seguidora tuya.
    Me fascina lo fácil que parece todo leyéndote a ti, hace que me den ganas de saber más y cuidarme.
    Creo que es no sólo divertido sino pedagógico.
    Enhorabuena, de verdad por esto.

    • Totalmente de acuerdo, estoy fascinada con esta página, hoy he aprendido un montón, porque es muy triste que te hagan pruebas de toda clase y no te encuentren nada y a la final te diagnostican «depresión» y estoy seguro que todo es problema intestinal sobretodo las «famosas cándidas» que me llevan por el camino de la amargura.
      Muchas gracias

      • ¡Gracias Esperanza! Me alegro de que te ayude. Uy la «depresión»… todo es multifactorial pero está muuy relacionada con la salud intestinal. Si te interesa el tema eje intestino-cerebro, te recomiendo el libro «La revolución psicobiótica». Ánimo con esas cándidas, son duras de pelar pero podrás con ellas 🙂

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    ¿Quieres saber más?

    Suscríbete y recibe gratis una guía donde aprenderás la importancia de la salud intestinal

    La guía se descargará automáticamente al darle al botón. Si no descarga, contáctame.

    guía tu salud comienza en tu intestino
    >